La única certeza; vivir y morir en el telediario

Las cadenas de televisión tienen los días contados,
con extraordinaria precisión,
sus programas ejecutan a inocentes y a verdugos.
La muerte no es la única certeza.
Lo han dicho en el telediario.
Vivir y morir en cincuenta pulgadas de plasma saturado.

Rodamos en un campo de flores asintomáticas
y lloramos a la menor ocasión.
Los niños defenestran a sus padres como juguetes.
Si fuese posible olvidar el movimiento
el mundo sería estabulado en un box de las afueras.
Electrodomésticos, muebles, bicicletas, plantaciones de maría,
máxima confidencialidad.
Pero los músculos tienen memoria,
y una nebulosa de ideas nos incita a dejarlo todo.

Nos quedan dos telediarios y dormimos enmascarados.
Pendientes de la jaula alborotada de horas en bucle,
las estaciones se aparean como manadas de búfalos,
los perros sin dientes lamen piruletas sin azúcar.
Una lluvia de meteoritos golpea la ventana.
Siempre me gustaron los días así,
oír a los coches pisando charcos,
el cristal empeñado en mantener con vida la ciudad.


La única certeza; vivir y morir en el telediario by Antonio Soriano Puche is marked with CC0 1.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .