Sólo palabras

27

Hay palabras amantes,
siempre dispuestas,
de las que nunca faltan
cuando uno es feliz,
son necesarias esas palabras,
para celebrar eclipses,
para borrar distancias.

Las hay que no aman,
políticamente correctas,
de las que abundan en discursos,
informes y cartas certificadas,
son palabras distantes,
frías y calculadas,
para sellar acuerdos,
para rendir/derrotas.

Hay palabras que odian
y viven agazapadas,
esperando el momento
de hundir su etimología
en nuestras narices despistadas.
Si no saben qué decir disparan,
indiscriminadamente,
para hacernos vulnerables,
callar y sentir nada.

A.S.Puche – Cortafuego ©2017

Cine y cultura 1

 

Según Zygmunt Bauman, “el concepto de cultura fue acuñado en el tercer cuarto del siglo XVIII como un modo abreviado de referirse a la gestión del pensamiento y el comportamiento humanos”. Después, un siglo más tarde, “los gestores culturales (…) declararon que era bueno, que cultura venía a significar el modo en que un tipo de conducta humana regular y normativamente regulada difería de otros tipos gestionados de manera distinta”. Esta visión se debe a que “en pleno umbral de la era moderna los hombres y las mujeres habían dejado de ser aceptados como un hecho dado y no problemático, como eslabones preordenados en la cadena de la creación divina (…) e indispensables (…), y habían empezado a ser vistos como seres maleables y necesitados urgentemente de una reparación y/o mejora”.
El origen del término cultura, al que asocia con otros como “cultivación y crianza, vocablos que denotan la idea de mejora”, respondía pues a una necesidad de control, ya que “la idea de cultura aplicada metafóricamente a los seres humanos suponía ver el mundo social con los ojos de los cultivadores de humanos: los gestores”1.
No es suficiente tergiversar, e incluso ocultar, nuestra historia como seres humanos, sustituir mitos fundamentales, (tradición oral que narra hechos del pasado) por imágenes de “ciencia ficción” creadas en estudios cinematográficos. También es necesario presentar al público situaciones que podrían convertirse, a medio o corto plazo, en realidad, pura y dura. ¿O no habíamos visto en Desafío Total el cuerpo escaneado de Schwarzenegger, allá por 1990, con la misma tecnología que tras el 11S de 2001 se utilizó en algunos aeropuertos de EEUU para controlar a los pasajeros?
Hace años veíamos en Saruman y en los Orcos del Señor de los Anillos una denuncia de la voracidad de los grandes Imperios. Sin embargo no era difícil identificar al movimiento ambientalista detrás de la adaptación de Peter Jackson. Tampoco lo es hoy ver cómo las espadas de Juego de Tronos blanden por conquistar los siete continentes (el séptimo es nuestra mente). Un gobierno total, universal, un poder global y definitivo, que para alzarse no escatima en crueles traiciones, mentiras y venganzas.
Por otro lado, ¿cuántas películas refuerzan la teoría darwinista, inoculando en nuestras adoctrinadas mentes la idea de que somos monos evolucionados, simples bestias? Hay muchas, sobre todo dirigidas al público más joven, niños y adolescentes; Los Croods, El planeta de los simios, Tarzán o El libro de la Selva, aunque desde ámbitos científicos El Origen de las Especies esté siendo cuestionado2, y no dejen de aparecer evidencias arqueológicas que desmontan sus teorías. Como en tantos temas propios de la cultura occidental, estamos ante una forzada dicotomía, donde se busca la controversia y el enfrentamiento, ser darwinista o creacionista, ateo o católico, de izquierdas o derechas, en fin, del Barsa o del Madrid. No creo que el ser humano venga del mono, aunque a veces lo parezca. Visto lo visto podría decirse, y ya hay quien ha apuntado en esa dirección3, que más bien vamos hacia él. Tampoco creo que seamos la imagen y semejanza de Dios. Y ahí estoy, en mitad de la nada, un espacio exhuberante, de múltiples realidades, verdades a medias, gente que vive de sus sueños y pesadillas que se adueñan de la gente.

1 Bauman, Zygmunt (2006) Vida Líquida, págs 73, 74. 2 Sandín, Máximo (2010) Pensando la Evolución, Pensando la vida; la Biología más allá del Darwinismo. 3 Asad, Ibn (2011) La Rueda de los Cuatro Brazos, págs 109, 110.

Apocalypse.exe

 

20161011_145718

 

Submergés à brûle-pourpoint dans la vision d´Hollywood,
le soir, après dîner en famille,
hallucinations et revues de presse.
Nous effeuillons la fleur pixelisée,
la forêt carnivore qui crache des corps.
Le mont dépouillé hurle sous le feu,
tandis que les points cardinaux brûlent.
Le sirocco fissure l´écorce des derniers arbres,
la salicorne vole à la falaise.
Des nuages de poussière, à belles dents contre les oiseaux,
des balles perdues dans le brouillard acide.
Des crânes et des cornes, des plastiques et des squelettes.
Des ouragans se lancent par des précipices,
le temps exécuté à bout portant.
Des pneus en feu et des chants lugubres
lancent une colonne de suie vers le ciel,
là où des drones aliénés guettent,
des yeux éloignés qui pleurent du poison sur la foule.
Pas de jour ou de nuit, l´espace voilé,
habité par des images dystopiques et brutales,
qui, en floutant le mystère, modèlent notre visión.
Sombrés comme des ruines dans la désolation,
en fuyant vers le néant et la peur.

 

A.S.Puche – Para feu ©2017

 

Apocalipsis.exe

Hundidos a boca jarro en la visión hollywoodiense,
por la noche, después de cenar con la familia,
alucinaciones y recortes de prensa.
Deshojamos la flor pixelada,
el bosque carnívoro escupiendo cuerpos.
El monte despellejado aúlla bajo el fuego,
mientras arden los puntos cardinales.
El siroco resquebraja la corteza de los últimos árboles,
el salicor vuela a los acantilados.
Nubes de tierra a dentelladas contra pájaros,
balas perdidas en la neblina ácida.
Calaveras y cuernos, plásticos y osamentas.
Huracanes se lanzan por despeñaderos,
el tiempo ejecutado a quemarropa.
Neumáticos ardiendo y cantos lúgubres
lanzan al cielo una columna de hollín,
donde acechan drones enajenados,
ojos remotos llorando veneno sobre la multitud.
Sin día ni noche el espacio velado,
habitado por imágenes distópicas y brutales.
Modelan nuestra visión desenfocando el misterio,
hundidos como ruinas en la desolación,
huyendo hacia la nada y el miedo.

A.S.Puche - Cortafuego 2017